how to develop free website

La transformación digital de nuestros negocios

Por Unaivan, 01 Noviembre 2019

Pongamos sobre la mesa el tablero de juego y a su lado, las diferentes piezas con las que podemos jugar.


La tecnología continúa avanzando, y con estos avances se abren diferentes posibilidades para mejorar la operativa de nuestros negocios.


Estas mejoras nos pueden aportar los siguientes aspectos:


-    Cambiar la forma tradicional de relacionarnos con nuestros clientes y proveedores con la posibilidad de ampliar la visibilidad de nuestros productos o servicios a través del universo Internet.


-    Mejorar la organización de la información que manejamos y asegurarla ante posibles contingencias que puedan ocasionar su pérdida o deterioro.


-    Compartir la información dentro y fuera de nuestra organización en base a criterios predefinidos como pueden ser seguridad de acceso o cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos.


-    Controlar las fases y estado de los procesos relacionados con el desarrollo de nuestra actividad empresarial.


-     Realizar desde cualquier lugar determinadas tareas.


En resumen, optimizar la operativa que realizamos y las herramientas tecnológicas que usamos para conseguir una mejor calidad en nuestros servicios y reducir los costes prescindibles si nos adentramos en el camino de la transformación digital de nuestro negocio.


Ya tenemos el tablero y las piezas, de lo que hemos hablado hasta ahora, es una obviedad, es lo que haría cualquier persona que quiera emprender un nuevo negocio o mejorar el que ya tiene. Pero falta lo más importante.


Conocer las reglas del juego y saber como utilizar las piezas. ¿Y cuál es la realidad?


Esta gráfica nos parece muy representativa. El eje horizontal nos indica el nivel de las empresas respecto al equipamiento informático, el eje vertical nos indica el nivel respecto a programas y servicios informáticos.


El desequilibrio entre ambos ejes nos está señalando un problema de exceso o déficit tecnológico. Algo muy común, sobre todo en el sector de las pequeñas y medianas empresas.


Debemos tener en cuenta que con un exceso tecnológico podremos alcanzar nuestros objetivos pero incurriendo en gastos innecesarios, con un déficit tecnológico no podremos alcanzarlos satisfactoriamente.


¿A qué se debe este desequilibrio?


Un profesional médico puede arreglar un coche como también un profesional de la mecánica puede sanar a una persona enferma, pero, ¿no es mucho mejor que quien solucione el problema sea una persona especialista en ese tema?.

Es muy habitual que se cumpla la primera condición, intentar hacer algo especial sin ser especialistas, con lo que los resultados logrados no serán del todo satisfactorios. Esto se debe principalmente a tres causas:


-    La primera es por desconocimiento. La informática doméstica ya convive plenamente en nuestro día a día y por ese motivo creemos que podemos evaluar una solución informática para un ámbito profesional. La informática doméstica y la profesional se parecen, pero no son lo mismo, cada una tiene sus peculiaridades, requisitos y utilidad.


-    La segunda es por capacidad de inversión. En la mayoría de las ocasiones descartamos mejoras tecnológicas por precio, incluso a veces las descartamos sin saber su precio, suponemos que el coste será demasiado elevado. También existen casos en los que se reciben ofertas de mejora en las que prima la venta de un determinado producto o servicio sobre la necesidad real del propio cliente.


-    Y la tercera es por no poder dedicar el suficiente tiempo para analizar, buscar, evaluar y decidir cuál es la mejor solución tecnológica. En el día a día de nuestro negocio tenemos tareas que son importantes y prioritarias que a su vez impiden realizar correctamente otras que consideramos secundarias, no menos importantes.


¿Y cómo podemos conseguir ese equilibrio?


Si queremos alcanzar nuestros objetivos debemos contar con el apoyo interno o externo de una persona especialista en asesoramiento informático, alguien que nos aconseje y desarrolle una ruta completa de mejora para que luego podamos completarla de forma total o por etapas.

Encuéntranos en